Un cínico es el hombre que sabe el precio de todo y el valor de nada

Wilde

Si algo por algo he admirado a los pocos personajes que admiro, es por su capacidad para el cinismo. La facultad de dejar en el rostro una sonrisa nerviosa, la sensación de haber sido mordido por un perro y aún, de un modo extraño y doloroso, disfrutarlo, son un lujo que pocos se dan.

Deambulando por los callejones de la www, me encontré con el blog del Salles, un caricaturista del que no tenía ni idea, y aunque no diré que le admiro, al menos les recomendaré “El espíritu de los cínicos”.

Dado que el post es de caricatura, no me atreví a dejarlo sin una imagen. Tomada de Salles.
Dado que el post es de caricatura, no me atreví a dejarlo sin una imagen. Tomada de Salles.


Anuncios