Ya es costumbre decir “navegando por ahí, me encontre…”, lo que da la sensación de que cada tanto me subo a alguna suerte de barco a ver en qué arrecife encallaré esta tarde. Lo que traigo ahora, sí, me lo encontré también por ahí, unos días antes de la Feria del Libro de Bogotá, cuando les hablé de un par de encuentros afortunados que tuvieron lugar entonces. Coincidencialmente, el poeta mexicano Mijail Lamas me habló de ello cuando tuvimos oportunidad de conversar, en la misma feria.

Me refiero a esta revista electrónica de literatura. En su edición participan algunos de los más importantes escritores emergentes de México.

logocirculodepoesiazk0

El Círculo de Poesía es un colectivo abierto de poetas, académicos, críticos y gestores culturales que tiene como principal objetivo la difusión de la poesía en particular y de la cultura literaria en general.

Mediante acciones concretas como la creación, la crítica, la edición de libros, revistas y suplementos culturales, la impartición de talleres literarios, cursos y conferencias, así como recitales de poetas maduros y jóvenes, el Círculo de Poesía se propone contribuir a la formación de lectores y de nuevos críticos y escritores, acorde a las exigencias de nuestro tiempo. De ese modo se construirán nuevos modos de interlocución sobre la cultura, la realidad y las artes.

El estado actual de nuestra literatura nos obliga a repensarla con seriedad, con honestidad. Por ello, el Círculo de Poesía, sin mala fe, sin segundas intenciones, se pronuncia por un debate verdadero, ríspido a momentos pero siempre en el marco del respeto y la convivencia sana.

 Aunque se centra  básicamente en la poesía, Círculo de poesía presenta frecuentemente textos narrativos, ensayísticos y música. Poco a poco, seguro, se convertirá en bastión y estandarte de la literatura mexicana y latinoamericana.

Una de las características que me llaman la atención de círculo de poesía, es una apuesta por recuperar la importancia de los contenidos por encima de la extensión. Es común ver en revistas electrónicas una fuerte preocupación por publicar textos cortos, por “no cansar al lector”. Otra de esas pesadillas facilistas en la que el mundo acelerado de la hiperrealidad insiste en sumergirnos y que, con suerte, una tecnología futura en el diseño de las pantallas resolverá.

Por mi parte, debo reconocer que me ha costado leer textos de largo aliento en pantalla, pero, con el horizonte virtual que se avecina, esta dificultad será cada vez menor y me parece importante valorar las propuestas que exigen sortear esta dificultad antes que acomodarse al facilismo de lo breve.

En últimas, al margen de la discusión en torno a la “lecturabilidad”, hay que decir desde ya, que Círculo de poesía se constituye como un punto de encuentro de las nuevas generaciones.

Anuncios