Si hay un instrumento musical extremadamente cercano a la poesía, pocos podrán negar que ése es el bandoneón (¿y cómo contradecirles?).

Les traigo una pequeña muestra del recital que hace unos ocho días dio Juan Gelman junto al músico Rodolfo Mederos. en L’Auditori de Barcelona (dime que fuiste, Elías, dime que fuiste a llorar palabras como en otros tiempos, dime, que te envidiaré por siempre, lo juro). La calidad del video no es muy buena, pero, vamos, el que grabó seguro sacó su celular a escondidas, seguro se jugó la silla para traernos una pequeña gota de aquel vendaval de agua tierna.

Anuncios