¿En qué rincón de tu alcoba, ante qué espejo,

tras qué olvidado frasco de jarabe,

hiciste tu pacto?

Cumplida la tregua de años, de meses,

de semanas de asfixia,

de interminables días del verano

vividos entre gruesos edredones,

buscando, llamando, rescatando,

la semilla intacta del tiempo,

construyendo un laberinto perdurable

donde el hábito pierde su especial energía,

su voraz exterminio;

la muerte acecha a los pies de tu cama,

labrando en tu rostro milenario

la máscara letal de tu agonía.

Se pega a tu oscuro pelo de rabino,

cava el pozo febril de tus ojeras

y algo de seca flor, de tenue ceniza volcánica,

de lavado vendaje de mendigo,

extiende por tu cuerpo

como un leve sudario de otro mundo

o un borroso sello que perdura.

Ahora le ves erguirse, venir hacia ti,

herirte en el pecho malamente

y pides a Cèleste que abra las ventanas

donde el otoño golpea como una bestia herida.

Pero ella no te oye ya, no te comprende,

e inútilmente acude con presurosos dedos de hilandera

para abrir aun más las llaves del oxígeno

y pasarte un poco el aire que te esquiva

y aliviar tu estertor de supliciado

Monsieur Marcel ne se rend compte de rien,

explica a tus amigos

que escépticos preguntan por tus males

y la llamas con el ronco ahogo del que inhala

el último aliento de su vida.

Tiendes tus manos al seco vacío del mundo,

rasgas la piel de tu garganta,

saltan tus dulces ojos de otros días

y por última vez tu pecho se alza

en un violento esfuerzo por librarse

del peso de la losa que te espera.

El silencio se hace en tus dominios,

mientras te precipitas vertiginosamente

hacia el nostálgico limbo donde habitan,

a la orilla del tiempo, tus criaturas.

Vagas sombras cruzan por tu rostro

a medida que ganas a la muerte

una nueva porción de tus asuntos

y, borrando el desorden de una larga agonía,

surgen tus facciones de astuto cazador babilónico,

emergen del fondo de las aguas funerales

para mostrar al mundo

la fértil permanencia de tu sueño,

la ruina del tiempo y las costumbres

en la frágil materia de los años.

Anuncios