Breyten Breytenbach

Breyten Breytenbach era el único preso blanco entre los muchos negros condenados a muerte en la cárcel de Pretoria. Al fin de cada noche, uno de los condenados marchabaal patíbulo. Antes de que el piso se abriera bajo sus pies, el elegido cantaba. Cada amanecer, una canción diferente despertaba a Breyten. Aislado en su celda, escuchaba la voz del que iba a morir, y también escuchaba a los que escuchaban: escuchaba el silencio de los demás presos que esperaban su día en la fila de la horca. Ese silencio sonaba más fuerte que la voz. Breyten sobrevivió. Sobrevivió para contarlo y para seguir escuchándolo.

-Ren Weschler

Breyten Breytenbach nació en Bonnievale, Sudáfrica, el 16 de septiembre de 1939. Es considerado el poeta más importante en lengua Afrikáner. Pintor y activista en la lucha contra el Apartheid, fue miembro de la fundación anti-apartheid Okhela, lo que le costó el exilio. En 1975, ingresó a su país de manera clandestina y fue detenido. Su principal actividad, según sus propias palabras, consistía en ayudar a diferentes personas a entrar y salir del país, en búsqueda del reencuentro con sus familias. Fue acusado de terrorismo y condenado a nueve años.

Sus obras: La vaca de hierro debe sudar (1964), Catástrofes (1964), Una temporada en el paraíso (1973) Las confesiones verdaderas de un terrorista albino (1984), Retorno al paraíso (1993), Blues del barco hundido (1977), entre otras.

La ciudad Negra

mantente lejos especialmente de la amargura,

niño negro,

esto y aquello no te es permitido soñar;

ten cuidado de no asfixiarte en ojos rojos,

que tu cuerpo no se inflame y enrancie por la bilis

que cruza constantemente a través de venas fosforadas;

mejor corta y peina regularmente tu árbol de papaya

y recuerda que las nubes actúan para ti también y las ratas comen desperdicios

Deseo recordar una ciudad negra, niño negro

donde tú puedas henchirte con soberbia luz;

las gaviotas bailan como globos rojos sobre la playa

de modo que tú también puedas reír y regocijarte,

acariciar el agua y construir ciudades de arena,

también decir cientos de bromas de arriba a abajo

cuídate particularmente de la leche negra de papaa

de la amargura, niño negro,

quien la coma morirá por lanzas

y en bibliotecas,

morirá totalmente solo en la boca

mira, sobre el mar un sol nace

con una mano derecha y una mano izquierda

y será negro

tan ardoroso y tan negro como el canto del gallo.

Anuncios