El próximo 21 de julio se lanzará en la Casa de la Mujer de Barrancabermeja el libro Vidas de historia, una memoria literaria de la OFP. A Bogotá llegará entre agosto y septiembre.

Era 11 de noviembre del 2001. Un ruido espeso de motores se fue cerrando alrededor de la casa del norte. Solo unas cuantas de nosotras vivíamos cerca, pero fue como si oyéramos las camionetas que se arremolinaron en la calle y la agitación de los sesenta hombres que, empuñando palas y picas, se bajaron de ellas como un enjambre. Eran las diez de la noche pero nadie estaba afuera por temor a romper los horarios impuestos: los paramilitares, entre muchas otras cosas, nos habían quitado la noche.

Cuando nos dijeron «lo que queremos es una novela…» nos quedamos pasmados, mirándonos unos a otros. Ya no recuerdo quién tuvo el coraje de decirles que un proyecto así no era posible, por el tiempo que teníamos, porque éramos muchos y la cantidad de personajes era inabarcable, porque tenemos voces e intenciones diferentes.

Historias de vida

Un conjunto de relatos, en cambio, pareció más razonable, y tal vez algo poético también… Y así fue que emprendimos, en octubre del año pasado, la interesante tarea de levantar una crónica que no fuera una crónica, una historia que no fuera la historia, un conjunto de perfiles que no fueran perfiles. ¿Cómo contar la vida sin las cosas horribles de la vida (pero sin omitirlas del todo), o como quien dice la verdad queriendo disimularla o quien se vale de alegorías para decir verdades…?

Entonces empezó el hostigamiento. Ella tenía que rodear el barrio para ir a su trabajo, con el fin de evitar la calle en la que el hombre vivía. Últimamente, sin embargo, él buscaba cualquier excusa para pasarse horas en frente de su casa, al acecho. “A mí difíciles me gustan más”, les decía a sus amigos en voz alta cada vez que la veía salir y, entre risas, ella apretaba el paso cambiando de dirección.

El resultado fue una memoria literaria de las luchas de la Organización Femenina Popular, las historias de vida de las mujeres que resistieron desde los años ’80 a la violencia en el Magdalena Medio en sus múltiples manifestaciones: violencia doméstica, servicio militar obligatorio para sus hijos, violencia guerrillera, crímenes de Estado, violencia paramilitar…

-¿Qué día es hoy?, ¿sabes?

-¿La fecha?

-Sí.

-Cómo voy a saberlo…

-Debe ser 7 deben ser las velas que estaban haciendo.

-¿A esta hora? Nadie puede salir de las casas a esta hora.

-¿Qué hora será?

-No sé. Más de media noche.

-Hasta ahí les llego su bendito toque de queda.

-¿Tú crees que son las mujeres?

-Son todos. Las mujeres y sus hijos y sus hijas y sus hombres. Cada uno tiene alguien por quien prender una vela.

-Qué bueno tener una noche corta.

De eso se trata Vidas de historia / una memoria literaria de la OFP. Un libro a medio camino entre la ficción y el reportaje. Un ejercicio de memoria que, esperamos, sea un aporte para los años que se nos vienen en Colombia.

Mi hijo trabajaba como mototaxista. Tenía una AKT110 y con esa motico rebuscaba para aportar a la casa. Tenía veinticuatro años. El veintisiete de mayo del 2007 salió vestido de jean, camiseta roja de esas que tienen cuellito, como esas tipo polo, y zapatillas blancas. Acostumbraba a salir temprano, porque decía que así podía transportar a los  que iban para la Empresa y preferían el mototaxi porque rendía más en la hora pico…

El grupo de trabajo fue conformado por Diana Obando, Carolina López Jiménez, Mery Yolanda Sánchez, Alejandra Jaramillo, Óscar Campo y yo. El trabajo proyecto más interesante en el que hasta el momento he tenido la oportunidad de participar, sin duda.

Anuncios